Historia y Testimonio

HISTORIA DE VIS FOUNDATION

La asociación VIDA nace a finales del 2010, concretamente el 8 de diciembre, en Italia, tras la experiencia de un grupo de voluntarios en Calcuta, bajo la dirección del padre Miguel Cavallé (de los Padres Legionarios de Cristo), que sería elegido presidente de VIDA desde el inicio.

La misión de VIDA ha sido siempre ayudar a iniciativas solidarias en la India en favor de los más pobres entre los pobres y promover las misiones humanitarias en ese país. Un año más tarde, a finales de octubre del 2011, el mismo Padre Miguel creó VIS Foundation, también en Italia, con la idea de construir una red mundial de centros de acogida y escuelas que atendieran a niños, niñas y jóvenes pobres y necesitados en diferentes partes del mundo. En el 2014, VIDA se unió a la familia internacional VIS.

En el 2012 se enviaron las primeras ayudas a algunos centros de Calcuta y Delhi. Ese mismo año se creó VIS Foundation México, que de inmediato comenzó a ofrecer servicios a los primeros centros en la capital del país. 

En el 2013 las dos organizaciones italianas tuvieron un desarrollo importante; VIDA multiplicó su ayuda en otros lugares de la India (Indore, Kanjirappally, Jabalpur, etc.) y VIS comenzó su misión en cuatro países africanos (Uganda, Ruanda, Madagascar y Tanzania), en la misma Italia y en Costa Rica.

A mediados del año 2013, por otra parte, se creó la asociación VIS España (que se convertiría en fundación el año 2018) y al final de ese mismo año VIS Foundation Brasil (para la gestión de una escuela en las afueras de Sao Paulo).

En el 2014, mientras las diferentes sedes existentes reforzaban sus acciones en los países en que operan (especialmente en México), VIS Italia continuó su expansión internacional mediante la adición de proyectos en Kenia, Guatemala y, sobre todo, la gestión de la escuela «Mano Amiga» en El Salvador gracias a un acuerdo con la asociación CIDECO; VIS Foundation El Salvador sería reconocido por el gobierno de este país como sede de la VIS Italia el año 2017.

En el 2015 se inició el trabajo en las Islas Filipinas y VIDA inició a apoyar un proyecto en Chennai, Tamil Nadu (India); por encima de todo, sin embargo, fue el año en que los proyectos en Europa (en varias ciudades de España e Italia) crecieron de una manera más significativa. En el 2016 se construyó la casa para una familia que había perdido su hogar en el terrible terremoto que golpeó Ecuador y se realizó un pequeño proyecto de apoyo a las familias refugiadas en Bosnia Herzegovina. Además, ese año se llevaron a cabo unas misiones humanitarias en El Salvador por primera vez, con un nutrido grupo de voluntarios. Es en este año cuando la sede de México organiza el primer Congreso Internacional de fortalecimiento institucional para formar a directores de instituciones solidarias en favor de la infancia necesitada.

Es significativa, en el 2016, la apertura de nuestras oficinas en Catania y la creación de un centro de solidaridad en esta ciudad siciliana. En el 2017 se inició el trabajo en Vietnam apoyando a los más pobres en la zona de Nam Dinh; además se inició la colaboración con las hermanas rogacionistas para realizar diversos proyectos solidarios en Camerún. En El Salvador iniciamos con el centro de ayuda a la mujer, ofreciendo cursos de superación personal y enseñando diversos oficios, además de poner un pequeño comercio a disposición para la venta de los productos que ellas mismas realizan. Ese mismo año, nuestros voluntarios se activaron con una ambulancia y otros medios para ayudar a los damnificados por el terremoto que sacudió la Ciudad de México.

El año 2018 nos sirvió para consolidar el trabajo en las diversas sedes abiertas por el mundo; fue significativa la construcción del segundo piso en nuestro centro Nirmal Niketan de Calcuta y el apoyo de un proyecto solidario en la diócesis de Sagar, en Madhya Pradesh (India). Además, en el 2018, por primera vez, VIS Foundation manda un grupo de voluntarias a Manila para una misión humanitaria.

En el 2019, finalmente, se abrieron dos proyectos en Bangladés y se inició la recolecta de fondos para la construcción de un colegio en Nigeria; además se realizó el acto constitutivo de VIS Foundation en Guatemala. Ese año, por primera vez, se llevaron a cabo unas misiones humanitarias con voluntarios en Ruanda. Es también en el 2019 cuando VIS España, además de consolidar el trabajo realizado desde hace algunos años en el colegio Highlands de Barcelona y en la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, se empieza la colaboración con el colegio Reial Monestir de Santa Isabel en Barcelona.

TESTIMONIO DEL P. MIGUEL CAVALLÈ, PRESIDENTE DE LA FUNDACIÓN

En el verano del 2008 tuve la oportunidad de ir a Calcuta para hacer voluntariado, animado por un amigo. Yo no podía imaginarlo, pero aquel viaje supuso un brutal shock interior para mí. Me removió en lo más profundo la miseria y el sufrimiento humano que encontré, la manera en que vivían millones de personas en aquel lugar frente a la indiferencia de todos.

Al regresar a Italia donde vivía, no aceptaba en mi interior la posibilidad de olvidar lo que había visto o permanecer indiferente, como si aquello sólo hubiera sido un sueño o una pesadilla. Tardé un par de años en asimilar el duro golpe de Calcuta, pero fue así como decidí hacer algo para mandar ayudas económicas a los misioneros que había conocido, compartir mi experiencia con los amigos y organizar misiones humanitarias con voluntarios a partir de ese momento.

Así nació VIDA en el 2010. Apenas mis amigos de otros países supieron de la iniciativa me hicieron ver que no sólo en India era urgente hacer algo, sino también en otros muchos países, y se ofrecieron a ayudarme para comenzar a trabajar en otros lugares también necesitados. Así fue como nació VIS en el 2011, primero en Italia y después en muchos otros países.

Hoy estoy impresionado de lo que hemos logrado en tan poco tiempo. Empezamos sin dinero, sin experiencia, sin saber casi qué íbamos a hacer exactamente, pero con la firme decisión de cambiar las cosas y vencer la indiferencia. Hoy estoy profundamente agradecido con Dios y con todas las personas que forman parte de este proyecto de una u otra forma. Todos juntos estamos demostrando la fuerza de la Caridad.